El cáncer y el Alzheimer copan las inversiones en I+D

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

Los fármacos oncológicos y neurodegenerativos acaparan la mayor parte de los 500 millones que las biotecnológicas invierten cada año en España. Este presupuesto se reparte entre las empresas que integran cada área en la que se divide el sector: roja (medicamentos), azul (ciencias marinas), blanca (ámbito industrial) y verde (agroalimentación).
 
En España, el número de empresas biotecnológicas que se dedican a temas de alimentación ya ha superado en número a las farmacéuticas, las más numerosas hasta hace dos años. Sin embargo, la mayor parte de la inversión sigue estando todavía en manos de quienes trabajan en el ámbito de la salud.
 
Más de un tercio del tejido empresarial biotecnológico en España tiene su actividad en el ámbito farmacéutico, según datos del último informe anual del sector elaborado por la patronal Asebio, que acaba de publicar el pipeline de las investigaciones sanitarias. Más de medio centenar de empresas trabajan actualmente en 213 proyectos de investigación con sello español en este campo.
 
Medicamentos
 
El segmento más importante es el desarrollo de nuevos fármacos, aunque en los últimos años ha ganado peso la división de diagnóstico de enfermedades, ya que exige menos recursos y permite tener antes en el mercado un producto con el que conseguir ingresos. El principal problema de las biofarmacéuticas españolas es su tamaño. Más de 350 de los casi 500 millones de euros que se invierten en España en biotecnología proceden de pymes, según los datos de la patronal. Por ese motivo, muchas compañías deberán ceder en el futuro sus investigaciones a grandes multinacionales que comercialicen su medicamento.
 
Sólo una de cada 10.000 moléculas descubiertas llega a convertirse en un fármaco, para lo que es necesario invertir cerca de mil millones para desarrollar un medicamento, además de una década de investigación. Los riesgos son muchos y, por tanto, mayor será también la recompensa, reconocen desde las firmas de capital riesgo que invierten en el sector.
 
Para reducir la incertidumbre y buscar el máximo retorno, las biofarmacéuticas trabajan con las enfermedades de mayor incidencia, concretamente, con el cáncer. El 41% de todos los medicamentos que se están investigando en España son oncológicos, seguidos, con un 19%, por los que sirven para tratar enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.
 
De momento, sólo siete empresas han conseguido lanzar su medicamento en el mercado: PharmaMar, AB Biotics, Biogen Idec, Palau Pharma, Iberhospitex, GP-Pharm y Merck. El resto todavía está en fases de investigación, en algunos casos, como Cellerix, con proyectos muy avanzados, aunque, en general, todavía habrá que esperar una década para dejar de soñar con una vacuna contra el Alzheimer.
 
Los proyectos más avanzados
 
Asebio, la patronal del sector biotecnológico español, presentó el pipeline del sector industrial, uno de los más avanzados, ya que es el que cuenta con un mayor número de productos y servicios en el mercado. Las compañías de la conocida como biotech blanca tienen en marcha más de un centenar de proyectos, la mayoría productos que van desde biodetergentes hasta bacterias que controlan la fermentación. Las iniciativas de mayor envergadura están relacionadas con las investigaciones en el ámbito de los biocombustibles. Por otra parte, la biotecnología industrial también destaca por su actividad en la consecución de patentes, con 55 licencias.
 
(Fuente: Expansión)