Donostia albergará el Centro Nacional de Investigación sobre el Envejecimiento

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

Donostia es definitivamente la elección del Ministerio de Ciencia e Innovación para ubicar el futuro Centro Nacional de Investigación sobre Envejecimiento, una estructura científica al más alto nivel, que atraerá a destacados expertos en la materia y que contará con las instituciones y empresas guipuzcoanas que ya vienen trabajando en este ámbito.
 
La ubicación definitiva del nuevo centro en San Sebastián supone el reconocimiento del esfuerzo que está desarrollando la capital guipuzcoana por convertirse en una referencia científica mundial y especialmente en el ámbito del envejecimiento. Y constituirá un motor fundamental en el desarrollo de la investigación, especialmente en la investigación básica relativa al envejecimiento. Este proyecto situará a Donostia como referencia internacional en esta materia.
 
El anuncio culmina las negociaciones que venían desarrollando el Ministerio de Ciencia e Innovación y el Gobierno Vasco desde el pasado mes de enero y fuentes del Ejecutivo de Vitoria señalaron que el hecho de haber dado a conocer la decisión en plena campaña electoral se relaciona con la urgencia de despejar cuando antes la incógnita de la sede, a la vista de las presiones que están ejerciendo las otras ciudades candidatas a albergarlo: Barcelona y Valencia.
 
Tres áreas de investigación
 
La puesta en marcha del proyecto supone, desde un punto de vista científico, un vertiginoso impulso en el ámbito de la investigación básica, en la clínica y sociosanitaria y en la innovación en diagnóstico y cuidados. Según los datos facilitados por la ministra, el CNIE se ocupará de la investigación básica sobre el envejecimiento celular y las causas biológicas, genéticas y ambientales que lo producen. Además, tendrá una vertiente destinada a la generación de conocimiento aplicado a los ensayos clínicos, tanto en lo que se refiere al envejecimiento en sí como a los problemas degenerativos asociados a la edad. 
 
El objetivo se centra en el diseño de soluciones para afrontar el problema del envejecimiento, tanto desde el punto de vista epidemiológico, de salud pública y de asistencia sanitaria. Según fuentes del Gobierno Vasco, la investigación también se relaciona con la búsqueda de fórmulas que mejoren los servicios sanitarios que precisan las personas mayores, especialmente en las etapas en las que necesitan más ayuda.
 
Y en tercer lugar, el centro pretende desarrollar estrategias diagnósticas y terapéuticas relacionadas con el envejecimiento, de la mano de otros centros dedicados a la innovación y la tecnología.
 
Paralelamente se prevé poner en marcha un Centro de Innovación Sociosanitaria que posiblemente no se ubique en el mismo edificio del CNIE y cuya creación están ultimando Lehendakaritza y los departamentos de Asuntos Sociales y Sanidad. Este centro contará previsiblemente con la colaboración del mundo empresarial, según destacaron las mismas fuentes.
 
Potencial investigador
 
El centro se ubicará probablemente en el parque tecnológico de Miramón, de San Sebastián que ya acoge varias fundaciones y empresas dedicadas al estudio del envejecimiento o de las enfermedades más acusadas en esta etapa de la vida.
 
El CNIE será financiado a partes iguales por el Ministerio de Ciencia e Innovación y el Gobierno Vasco. Ya está cerrado un acuerdo para su puesta en marcha. En junio se firmará el protocolo de inicio del proyecto y de financiación. Según la ministra Garmendia, en el proyecto también se implicará el sector privado.
 
El CNIE se constituye con la intención de que se convierta en un centro científico de referencia en España y Europa y con tal fin se pretende que confluyan en él investigadores del más alto nivel internacional. Se prevé que la nueva estructura acoja a cerca de medio millar de especialistas. Aunque el anuncio no incluía nombres, algunas fuentes apuntan el de Jorge Alemany entre los promotores científicos de esta iniciativa. Alemany, doctor en Bioquímica y Biología Molecular, ha trabajado durante más de veinte años en el sector de la Biotecnología como investigador en EE UU y España.
 
(Fuente: Diario Vasco)