Desarrollado un compost natural para viticultura que mitiga el cambio climático

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Microgaia Biotech, empresa biotecnológica, y Eurovértice, consultora especializada en financiación europea, han desarrollado una metodología innovadora y sostenible aplicable en viticultura para crear un compost ecológico y sostenible a partir del tratamiento del sarmiento, cerrando, así, el ciclo de la viña. Ambas pymes están instaladas en el Parque Científico de Murcia y, desde aquí abordan la expansión de estas buenas prácticas al resto de bodegas y denominaciones de origen de España y Europa

En su labor de investigación y experimentación, las empresas han contado con la colaboración de la Cooperativa Nuestra Señora del Rosario, socia del consorcio, y de las Bodega Carrascalejo, Bodega Lavia y Bodega Monastrell, todas integradas en la D.O. Bullas, que han aportado la cepa de la vid para su tratamiento de recuperación como abono biológico. La metodología innovadora desarrollada por investigadores y colaboradores se dará a conocer por Europa como ejemplo de buenas prácticas a seguir en viticultura para el cierre del ciclo de la viña, siendo extrapolable al resto del sector agrícola.

La metodología se ha trazado al amparo del proyecto europeo Life Sarmiento, único en marcha en este momento desde Bruselas para poner en valor la rama de la cepa de la vid. Además de cumplir su objetivo, se consigue con éxito una triple acción en viticultura, al lograr, en primera medida, que el compost natural obtenido mejore las características del suelo agrícola para facilitar su adaptación al cambio climático.

La segunda consecuencia óptima es que, al dejar de quemarse los residuos en el campo tras la vendimia, las emisiones de CO2 a la atmosfera se reducen en un 80%. Este dato no es nada desdeñable, ante el hecho de que la combustión de sarmiento tras la recolección es el causante cada año en Europa del lanzamiento de 6,5 millones Tm anuales de CO2 a la atmósfera. Ello, sin contar con el riesgo potencial de incendio que conlleva este tipo de prácticas en áreas forestales próximas.

Y el tercer resultado alcanzado es que la ruta trazada fomenta la economía circular en la agricultura, ya que se cierra el ciclo de la viña, que va desde su uso, valorización del residuo y manejo, hasta su reutilización en campo.

(Fuente: APTE)