Del hashtag al cashtag

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

En sus comienzos fueron los propios usuarios los que marcaron el rumbo a Twitter. Para poder seguir una conversación sobre un tema concreto, decidieron usar el símbolo de almohadilla (#) porque permitían crear un ancla, enlazar y hacer clic. Pronto lo adoptaron como algo oficial, así nacieron los hashtags.

Esta vez la red del pájaro azul ha tomado la iniciativa. Han sorprendido con la creación de una forma para seguir la cotización en bolsa de las empresas. Los denominados cashtags se consultan de manera sencilla.

Basta con poner el símbolo del dólar, $, antes de las siglas con que cotiza una compañía, para conocer su situación bursátil, gráficos compartidos en Twitter, vídeos, comentarios y noticias compartidas en la red social. Así, basta con escribir $Goog en el buscador para obtener los resultados de Google. O $AAppl y $FB en los casos de Apple y Facebook. Aunque funciona en todo el mundo por ahora solo da información de empresas de la bolsa de Nueva York.

Esta utilidad, inesperada, incide en la obsesión de Twitter por enriquecer su contenido. Hace escasas semanas mejoraron la presentación de fotografías, vídeos y enlaces. En muchos casos, no siempre, dependiendo de la procedencia del contenido, no hace falta abrir el enlace para cargar los enlaces, sino que aparecen incrustados debajo del tuit. Este extra añadido a los clásicos 140 caracteres ha sido posible gracias a la compra de Posterous, un sistema de blogs fácil, rápido y directo, que permitía publicar sin necesidad de aprendizaje y sin demora.

Twitter, que sigue sin intención de salir a bolsa, menos tras el batacazo de su contrincante Facebook, carece de un modelo de negocio claro. Se supone que las cuentas de empresa y los contenidos promocionados serán suficientes para ser rentable.

De lo que sí puede presumir es de cifras. Según las últimas publicadas por Semiocast, empresa especializada en medición de audiencias y medios sociales, en junio superó 500 millones de cuentas, la mitad que la red social de Mark Zuckerberg. Aunque Estados Unidos sigue siendo su gran granero de tuiteros, con 141 millones. Le sigue Brasil con 41 millones. Completan la lista Japón, cuyo idioma es el segundo más usado tras el inglés, Reino Unido, Indonesia, India, México y Canadá. España aparece en noveno lugar, con 10 millones de cuentas registradas. Colombia, Venezuela y Argentina también aparecen entre las 20 primeras.

Aunque si algo llama la atención es la lista de ciudades, liderada por Yakarta, sin una línea clara para dar con la clave del éxito. La segunda es Tokio. Después Londres, Sao Paulo, Nueva York, Bandung, París, Los Ángeles, Chicago, Riad, Singapur, Estambul, Osaka, Toronto, Madrid (que aparece en decimoquinto lugar), Río de Janeiro, Seúl, Miami, Atlanta y Houston. En el estudio se expone que, menos del 1% de los tuits incluyen información geográfica. El idioma que más crecimiento ha registrado desde enero de este año es el árabe, que ya es el sexto, con un 2,8% de las publicaciones.

(Fuente: El País)