Cuatro proyectos de las Aulas Tecnópole competirán en la Exporecerca Jove

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Cuatro proyectos de las Aulas Tecnópole competirán dentro de un mes en la Exporecerca Jove, el mayor certamen científico escolar que se celebra en España. La feria tendrá lugar entre los días 17 y 19 de marzo, con diversos premios para los equipos llegados de varios países de todo el mundo que presenten los proyectos más interesantes según el jurado.

Los seleccionados este año entre los enviados desde las Aulas Tecnópole son dos de los proyectos presentados en la Galiciencia 2015 más otros dos. En primer lugar, Juan Carlos Navares defenderá en la Exporecerca su aplicación móvil de compraventa de productos agrícolas sin intermediarios, diseñada con el objetivo de reducir los precios para los compradores y aumentar las ganancias de los vendedores. Esta herramienta presenta como principal novedad su especialización en el mercado agrícola, aún sin cubrir por otras aplicaciones ya existentes.

El otro equipo que ya había mostrado su proyecto en Galiciencia es el formado por Víctor Levoso y Pablo Domínguez, que llevarán a Barcelona su sistema de proyección de imágenes holográficas. Los alumnos diseñaron un sistema simple para proyectar hologramas que se puede acoplar a un monitor de ordenador e incluso a un televisor y que es muy útil como apoyo didáctico en las aulas, por ejemplo para proyectar mapas o estructuras moleculares.

De las Aulas Tecnópole llegará también a la Exporecerca el sistema de análisis de la calidad del aceite usado en freidoras que han desarrollado Martín Ansia y Miguel Rodríguez. Echando mano de la espectrofotometría, estos dos inventores son capaces de determinar cuándo el aceite debe ser reemplazado para evitar las alteraciones químicas provocadas por una reutilización excesiva que resultan tóxicas para el consumo. De sus análisis se desprende, como norma general, que el aceite que se usa a un ritmo de tres veces por semana no debe conservarse más de tres semanas en la freidora.

Por último, Clara Mingyue López e Iria Ollero expondrán en la feria catalana su kit de bajo coste para realizar prácticas de genética. Las alumnas desarrollaron su propio prototipo utilizando la impresión en 3D y con un coste muy inferior a los dispositivos de estas carácterísticas que existen en el mercado. En una segunda fase del trabajo, se están realizando pruebas en los centros educativos para evaluar si se cumple el objetivo de mejorar el aprendizaje de los estudiantes de Secundaria sobre genética gracias al uso de este kit.

(Fuente: Aulas Tecnópole)