Cuando los móviles dejaron de servir para hablar

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Corren nuevos tiempos. La irrupción de la telefonía móvil supuso una revolución sin precedentes: se podían efectuar llamadas desde cualquier lugar, y lo que es más importante, se estaba permanentemente localizado. Se acabaron los recados en casa o la oficina. Estábamos más cerca los unos de los otros y a lo sumo, nos permitíamos el lujo de comenzar poco a poco a enviar SMS.

Sin embargo ese dibujo de la situación de la telefonía móvil en sus albores es un oscuro borrón del que apenas quedan similitudes. Actualmente todo el mundo tiene móvil y cada vez más usuarios optan por un smartphone con un plan de datos asociado. Y vivimos mucho más deprisa. Lo que antes daba para una conversación de 5 minutos ahora lo solucionamos con un mensaje de texto o un WhatsApp. El asunto no es menor y hemos sabido a través de un estudio que a día de hoy, la mayoría de los británicos prefiere enviar un mensaje de texto a realizar una llamada de teléfono.

Y no parece que se trate de una peculiaridad local, sino que más bien se trata de una tendencia imparable que está afectando en mayor o menor medida a todos los mercados. Los datos del estudio no dejan lugar a las interpretaciones: un 58% de los británicos envía mensajes de texto a diario frente a un 47% de los que optan por efectuar llamadas. ¿Cuál es la causa que está motivando este cambio en la forma de comunicarnos?

Más datos y menos voz

El estudio deja patente que en gran medida se debe a la imparable irrupción de los smartphones. En aquel país, casi un 30% de los adultos dispone de uno frente a un 47% de los adolescentes, más innovadores en este terreno. Y sin embargo, esas cifras se quedan pequeñas si las comparamos con los datos de nuestro país, que es el segundo del mundo con mayor penetración de smartphones.

Más consumo de datos y menos voz, los pequeños teléfonos inteligentes están condicionando cada vez más nuestro día a día. Y ya no se respeta ni a la televisión: otro estudio, éste llevado a cabo en Estados Unidos, pone de manifiesto que más de la mitad de los televidentes usan el smartphone mientras ven la televisión. Un dato que sin duda no pasará desapercibido para los anunciantes que están viendo cómo poco a poco la atención de su audiencia se va desviando hacia estos pequeños dispositivos.

Pero esto no ha hecho más que empezar y el segmento de los smartphones irá ganando cada vez más terreno, contando con cada vez más funciones y pantallas de mayor tamaño que las posibilitan. En este sentido, Mashable lo tiene claro y vaticina que antes de fin de año podría darse la circunstancia de existir más smartphones en el mercado que seres humanos en el planeta.

(Fuente: El Confidencial)