Una crema elaborada en Ourense, aliada para prevenir los contagios

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Ciencia y cosmética se dan la mano contra la covid-19, a través de un nuevo proyecto de la empresa Glecex. Esta start-up biotecnológica ourensana, nacida en 2013, se encarga de prestar servicios avanzados a empresas del sector alimentario, farmacéutico y cosmético, además de asesorar en I+D+i a diversas corporaciones. En esta ocasión, y como parte del programa Connect-19, Glecex está en proceso de comercializar productos cosméticos con componentes antivirales que actúen como inhibidores del virus. «Hemos estado trabajando en desarrollar mezclas sinérgicas de agentes antivirales de amplio espectro, que son compuestos que presentan actividad contra muchos virus. Lo que nosotros hacemos es incorporar estos compuestos en la formulación de productos, en este caso estamos pensando en una crema facial y de manos, consiguiendo un producto que tenga una eficacia antiviral amplia; es decir, que va a ayudar a reducir el contagio y minimizar la carga viral de las infecciones. Y no solo del coronavirus actual, el SARS-CoV-2, sino que también presenta actividad inhibidora frente a otros virus», explica Enma Conde, directora de I+D+i de la empresa.

La propuesta de Glecex no pretende sustituir ningún producto existente en el mercado, más bien actuar como recurso añadido en la prevención del coronavirus. Así, nada tiene que ver con dejar de utilizar la mascarilla o los geles hidroalcohólicos; aunque a diferencia de estos, señala Conde, el suyo es un producto de eficacia prolongada en el tiempo: «Los compuestos de nuestro cosméticos se van absorbiendo poco a poco en las capas más profundas de la piel, por lo que va a tener una eficacia prolongada. No es algo instantáneo como los geles hidroalcohólicos».

Su motivación a la hora de presentarse al programa Connect-19 no fue otra que la de reivindicar su sector de investigación, el biotecnológico. La empresa —que ya había realizado otros ensayos in vitro para determinar las propiedades funcionales de determinados compuestos— quiso aportar su grano de arena a la problemática actual y, por supuesto, hacerlo desde su terreno. «Nos parece bastante interesante que haya otras propuestas del ámbito de TIC o de Software que son perfectas y que implementan soluciones muy válidas, pero creemos que desde la biotecnología también se pueden aportar muchas soluciones. Estamos muy contentos de que nos hayan aceptado en el programa porque creemos que la gente se está empezando a dar cuenta del papel de la ciencia y de la biotecnología para ayudar. Lo hicimos un poco por reivindicación a nuestro sector», subraya Conde.

Un sector de éxito en pleno despunte, que sitúa a Glecex como una start-up multidisciplinar sin «una cartera cerrada», pues sus servicios se adaptan al cliente. «Sobre todo, nos centramos en el sector de compuestos con propiedades funcionales, para poder desarrollar alimentos o cosméticos funcionales. De ahí que tengamos toda esta experiencia previa, y por eso queremos sacar adelante nuestra propia marca y productos», explica Conde. Algo que ya han conseguido gracias a su línea de alimentación ecológica, Berries &Friends, especializada en superalimentos —ciertos comestibles que dicen reunir una alta densidad nutricional—, y que ahora pretenden repetir conquistando el área cosmética. Lo harán, además, con asesoramiento individualizado y capacitación técnico-comercial, una forma de impulsar a las pequeñas y medianas empresas en la lucha contra el impacto del covid-19.

«Gracias al programa, cada empresa cuenta con un tutor al que tiene que contar su idea y cómo cree que se puede desarrollar, de aquí a noviembre, para poder comercializar el producto en el mercado. En nuestro caso, queremos construir un entorno de producto, así que nos van a ayudar tanto a nivel de marca, como de comunicación, packaging y también a nivel de negocio. Tenemos que hacer que sea un producto escalable», sostiene Conde. Y aunque por ahora trabajen a escala nacional, admite que «llegado el momento podríamos internacionalizar este proyecto, si es que encaja con lo que demandan los consumidores, que yo creo que sí lo hará».

Fuente: La Voz de Galicia