Crean un innovador dispositivo que combina energía solar y eólica

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Si bien la energía solar y la eólica pueden ayudar a mitigar la huella de carbono de empresas y viviendas y a abaratar los costes energéticos, no están exentas de contrapartidas. Para empezar, la energía solar únicamente puede recolectarse de día, mientras que los aerogeneradores son mucho más eficientes por la noche. En segundo lugar, los ejes de los aerogeneradores habituales, que son unidireccionales, no rinden bien en las zonas urbanas, donde las condiciones del viento pueden ser cambiantes y turbulentas. En consecuencia, para hacer frente a la demanda eléctrica a todas horas, estas fuentes de energía tienen que ser complementadas por las redes eléctricas convencionales o por baterías muy potentes.

Aquí es donde entra en juego Omniflow, que ofrece una tecnología patentada y apoyada recientemente por la Unión Europea en el marco de la fase 1 del instrumento para pymes de Horizonte 2020 y que soluciona los inconvenientes mencionados gracias a un novedoso diseño de turbina que saca partido de forma simultánea a la energía solar y a la eólica.

"Dado que combinamos dos fuentes de energía, en lugar de limitarnos a aprovechar la luz solar o el viento solamente, no tenemos necesidad de recurrir a las grandes bancadas de baterías que suelen precisar los equipos convencionales. Además, las baterías de Omniflow durarán más tiempo, puesto que se descargan menos y realizan menos ciclos con el paso del tiempo", explicó Pedro Ruão, director ejecutivo de Omniflow.

"Asimismo, el viento suele soplar más fuerte en invierno, mientras que las horas de insolación se incrementan en verano, por lo que se trata de dos fuentes energéticas complementarias. Es una situación idónea para los componentes de almacenamiento del sistema. De este modo podemos contar con sistemas más estables y fiables y con baterías que ofrecen una vida útil no inferior a dieciséis años", añadió.

Aprovechar el viento

Para algunos, y a la vista de la norma actual para la producción de energía renovable, Omniflow podría parecer un OVNI, y esa es justamente su apariencia: consiste en un dispositivo circular en el que hay dispuesta una serie de palas modulares con forma de ala y que está fijado a un mástil cuyo tamaño varía según la aplicación. En su centro gira una turbina de eje vertical que captura y acelera el viento procedente de todas direcciones, mientras que el aire que pasa por encima de dicha turbina se combina con el caudal de aire proveniente de la turbina para generar un flujo ciclónico en vórtice de corriente ascendente. Y como guinda, toda la superficie del dispositivo está recubierta de células fotovoltaicas.

"La producción diaria media depende sobre todo de las condiciones de cada lugar, por ejemplo de la velocidad anual media del viento, pero si el emplazamiento es propicio la inversión se puede amortizar en entre cinco y ocho años. Esa amortización depende también del coste de la energía en cada lugar", señala Ruão. "Por esa razón, deberemos analizar las condiciones locales en cada caso para determinar el sistema más indicado".

La empresa cuenta con tres modelos para producción de energía y con otro para alumbrado inteligente de exteriores (Omnilight). Un objetivo esencial del estudio de viabilidad financiado a través del proyecto OMNIFLOW de Horizonte 2020 fue determinar los mercados más idóneos para estas propuestas y otros productos previstos. Dicho estudio aportó información abundante a Ruão y su equipo.

"Conforme a nuestro estudio de viabilidad, la gama de productos resistentes Omniflow que nos proponemos desarrollar para entornos adversos -lugares con gran intensidad de frío y de viento, entornos marítimos (boyas marinas) y desiertos muy calurosos- tendrá un gran éxito. Dará lugar a mercados nuevos para la aplicación de la tecnología de Omniflow y podría deparar mejoras técnicas en nuestra línea de productos para condiciones más habituales".

En los próximos meses, la empresa se centrará en preparar la fase 2 de aplicación, con el propósito de ensayar los sistemas de Omniflow en los entornos tan adversos mencionados. Cabe destacar que los nuevos sistemas podrían emplearse para que funcionen sistemas de vigilancia y monitorización, torres móviles de telecomunicaciones, estaciones base de uso militar o humanitario y también boyas marinas, pero también para suministrar alumbrado en espacios públicos sin conexión a la red eléctrica. Esta aplicación, pese a ser la más reciente, se ha expandido rápidamente y es ahora la más destacada.

(Fuente: madrimasd)