El COVID-19 rediseña el mercado de las exportaciones agroalimentarias

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Tradicionalmente, el sector agroalimentario es uno de los que mejor resisten las crisis. Sucedió así en el 2008 cuando, a pesar de la que estaba cayendo en toda España, “el sector agroalimentario gallego mantuvo el empleo durante todo el período y fue de los que más creció en la exportación”, recuerda Roberto Alonso, gerente del Clúster Alimentario de Galicia.

La entidad organizó una conferencia on line sobre cómo el COVID-19 está afectando también a las exportaciones gallegas y qué estrategias deben poner en marcha las empresas para combatir la situación. “El futuro está marcado por la incertidumbre y, aunque la recuperación sea rápida, esta crisis va a producir cambios”, asegura Jaime Palafox, experto agroalimentario de Food &Wine, quien alertó a las empresas gallegas que deberán rediseñar sus estrategias. Por canales, porque no se sabe cuánto va a tardar en recuperarse la hostelería, y por mercados, reforzando el papel de los países asiáticos, que están siendo los primeros en recuperarse de esta crisis. 

“Las empresas que dependen más del canal de la hostelería caen a cero y el problema es que no sabemos si esto va a ser una situación puntual o si va a ser permanente, si el consumidor después de todo esto va a seguir consumiendo más en casa”, explica Alonso. “Ha sido una caída a plomo”, confirma Palafox, quien apunta a que eso ha llevado a un incremento de las ventas en la alimentación y también del comercio on line. La incertidumbre marca, en su opinión, el futuro del sector. Pero tiene claro que, por muy breve que sea esta situación, va a introducir cambios en las ventas en mercados exteriores del sector agroalimentario. “Va a haber cambios en el comportamiento de los consumidores, ya hay estudios del mercado asiático, que son los primeros que están saliendo de esta crisis, que apuntan a que el consumo se realizará más en casa”, añade. La conclusión es que “los que tienen más ventas en el canal Horeca —hostelería y restauración— serán los que más difícil lo tengan. “Las empresas van a tener que redefinir sus estrategias a medio plazo y diversificar sus clientes hacia la distribución o venta on line”, reafirma Alonso. 

Habrá más cambios. Porque los expertos vaticinan también un nuevo escenario en el que los mercados asiáticos ganan especial relevancia para el sector agroalimentario gallego. “Antes de todo esto, ya estaba convencido de que el futuro estaba en Asia y ahora todavía más. Las empresas tienen que centrar más su atención en estos mercados, en China, Corea y Japón, que también son los primeros que están saliendo de esta crisis”, argumenta Palafox. Asegura que en estos momentos se plantean varias incógnitas. La primera “cuánto tiempo y cuán fuerte va ser el impacto de todo esto”. Hay más, “no sabemos si la crisis va a desplazar la demanda a productos más saludables o si va a hacer volver a una economía de proximidad”, añade Alonso. Sea como fuere, “el sector agroalimentario español es muy potente y muy competitivo a nivel internacional. Somos el cuarto exportador en la Unión Europea y el décimo en todo el mundo y ese es un escudo muy potente que nos ayudará a reorientarnos en este crisis”, concluye Palafox. 

Fuente: La Voz de Galicia