Coren relanza la primera planta de biogás del sector en España

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

La cooperativa agroalimentaria Coren ha retomado, tras la ralentización provocada por el confinamiento del Covid, la puesta a punto de su nueva planta de generación de biogás instalada en el Centro de Procesado Avícola (CPA) de Santa Cruz de Arrabaldo. Se trata de un proyecto de generación de energía limpia para el que contó con el apoyo de la Xunta, único en la industria cárnica española y de los primeros de Europa, destacan desde la entidad.

La instalación permite aprovechar y valorizar los residuos orgánicos para generar biogás como fuente principal de energía térmica. De este modo, la planta evitará la emisión de 5.500 toneladas de CO2 al año, lo que equivale, afirman, a 960 hectáreas de arbolado. La inversión alcanza los 3,6 millones de euros, de los que la Xunta, a través del Inega, aportó un 30% en el marco del plan de impulso del I+D en el ámbito energético. Con esta instalación de biogás, Coren prevé que en 2021 el 80% de las necesidades de consumo térmico de este centro de procesado estarán cubiertas por energías renovables.

La instalación, explican desde la cooperativa presidida por Eulogio Gómez-Franqueira, permite aprovechar y valorizar los residuos orgánicos del CPA mediante un proceso de digestión anaeróbica, que consiste en una fermentación llevada a cabo por bacterias anaeróbicas en ausencia de oxígeno. A través de este procedimiento, el 85% de la carga orgánica del residuo (DQO) se transforma en biogás (alcanzando una producción de 9.000 m3/día) con una riqueza de un 70% de biometano, mediante un sistema de control digital que garantiza la máxima eficiencia. Mientras, el 15% de materia restante pasa por un proceso de compostaje para transformarse en un fertilizante orgánico rico en nutrientes como nitrógeno y fósforo, perfectamente apto para su uso en agricultura.

Con esta planta, se evita el uso de combustibles fósiles y, en consecuencia, se logra también la reducción de la huella de carbono. De hecho, la instalación evita la emisión de casi 5.500 toneladas de CO2 a la atmósfera al año.

Fuente: Faro de Vigo