El Consorcio Aeronáutico Gallego cierra 2021 con mantenimiento del empleo y un 6% de incremento en facturación

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Después de las caídas del 2% en empleo y 40% en facturación que sufrió el sector en 2020, el  Consorcio Aeronáutico Gallego (CAG) inicia la esperada senda de crecimiento. Pero problemas en el abastecimiento de energías y materias primas, incremento de costes y la necesidad de formar al personal preocupan a las empresas para consolidar la recuperación.

Las empresas hacen hincapié en que se empiezan a constatar síntomas de recuperación y reactivación de pedidos, tanto en la aviación comercial, que aún sigue afectada por la Covid-19, como también en otros nichos de mercado como helicópteros, drones, y sistemas y soluciones tecnológicas.

Desde el CAG ponen el foco inmediato en las convocatorias del Polo Aeronáutico de Rozas, en introducir más a las empresas gallegas en el avión de combate europeo FCAS, y en seguir posicionando a Galicia como polo aeroespacial a nivel nacional e internacional. “En ese marco se sitúa Observatorio Aeroespacial Gallego, lanzado por el CAG junto a la Xunta, una colaboración muy relevante que va a impulsar múltiples estudios y la consolidación de esta industria y crear huella industrial”, dijo Enrique Mallón, presidente del Consorcio.

La industria aeronáutica y aeroespacial fue una de las que mayor impacto sufrió de la Covid-19. Después de las caídas históricas en el tráfico aéreo a nivel mundial, que arrastraron la cartera de pedidos en 2020, el sector pudo vislumbrar en el año 2021 los primeros síntomas de recuperación. Mallón anotó: “la aeronáutica y aeroespacial gallega mantuvo empleo en 2021 y cerró con un incremento de facturación del 6%, con 89 millones de euros. Es una industria que creció de forma sólida desde los 300 trabajadores y 12 millones con los que se inició hace menos de una década. A pesar de que estamos en una tormenta perfecta de múltiples dificultades, confiamos en que el 2022 sea el año del despegue. Tenemos esperanzas puestas en los fondos europeos de recuperación, en el Perte aeronáutico, y sobre todo en Galicia con las convocatorias del Polo Aeroespacial de Rozas”.

O CAG agrupa a 42 miembros, tanto empresas como centros tecnológicos y de conocimiento. “Por aquí están pasando los grandes fabricantes en aviación comercial y no tripulados, fruto del esfuerzo público-personal realizado en los últimos años por parte del Consorcio Aeronáutico Gallego y de la propia Xunta”. Las empresas insistieron en que la formación será clave para afrontar la recuperación, debiendo centrarse en preparar el talento de las empresas para focalizarse en los procesos más que en los productos, para acometer así proyectos complejos de I+D+i y potenciar la competitividad de la industria aeronáutica gallega a escala internacional.

Fuente: ECO