Coasa especializa a treinta jóvenes en fabricar piezas para aviones

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Ourense se ha ganado a pulso su hueco en el mapa del sector aeronáutico en España. A nivel formativo, se vincula a la Escola de Enxeñaría Aeronáutica e de Espazo del campus de Ourense. Sin embargo, la cantera de ingenieros del sector no es la única vía para lograr un trabajo en el mismo. En el Parque Tecnolóxico de Galicia, en San Cibrao das Viñas, se encuentra el denominado Centro de Estudios Aeronáuticos. Se trata de un espacio formativo situado a escasos metros de la fábrica de Coasa, también en la Tecnópole, y que se ha convertido en la principal cantera de la que tira la empresa del grupo Aernnova para contratar a operarios que se encarguen de la elaboración de las distintas piezas y componentes que se fabrican en Ourense y que acaban en aviones de diferentes compañías, como es el caso de Airbus o Boeing.

¿Cómo funciona este centro formativo? Está vinculado a los cursos de formación de la Xunta y uno de los principales requisitos es que los alumnos tienen que estar desempleados. El módulo tiene una duración de cinco meses, con 580 horas de formación, más la práctica en empresa. Aunque es independiente a la sociedad Coasa, su vinculación es evidente y, de hecho, varios de los profesores que imparten clases a los alumnos son ingenieros de la compañía aeronáutica. «Coasa quería tener un centro de formación cercano que implique a la gente de la zona y que generase estabilidad. También querían que toda esa distorsión que produce gente nueva en fase de aprendizaje se trasladase fuera de la fábrica», explica Miguel Brunete, director del centro.

Las instalaciones llevan operativas desde hace cinco años y han funcionado con éxito, tanto para los alumnos como para la compañía. Y es que antes de su apertura, Coasa tenía dos vías para lograr empleados con una formación específica como la que demanda su línea de producción: gente de fuera con experiencia y que en cuanto tenía una oferta mejor se iba o trabajadores locales sin formación y que demandaban de una mayor inversión a todos los niveles. «El curso reproduce completamente el proceso de producción de Coasa: laminado manual y automático, mecanizado, verificación y curado de los componentes aeronáuticos. El alumno ve completamente el proceso de producción», señala Miguel Brunete.

El Centro de Estudios Aeronáuticos de la Tecnópole tiene tres sedes en España. Los otros dos se encuentran en Illescas (Toledo), donde Airbus tiene su base de operaciones. «El perfil de alumnos que tenemos es gente que está desempleada y que viene aquí, y a lo mejor no ha realizado una FP de mecánica pero tiene unas habilidades manuales muy buenas. Hay gente que trabaja en Coasa y que no había tocado antes un material para fabricar piezas de avión en su vida», explica el director del centro.

El reto que se marca esta escuela es el de realizar tres cursos anuales, con unos 16 alumnos en cada uno, ya que entienden que sería suficiente para cubrir la demanda de la empresa aeronáutica. Este año se formarán 30 personas. «Es un momento crítico, porque la demanda de trabajo en Coasa está creciendo y ya han llamado a todos los que se han formado aquí y se necesita a más gente», señala.

Las instalaciones cuentan con una zona de taller de unos 180 metros cuadrados con lo necesario para el aprendizaje. Los perfiles más demandados de este programa formativo son los de operarios de laminado de piezas o de verificación de las mismas.

Fuente: La Voz de Galicia