Las ciberestafas suponen el 90% de los delitos de carácter informático

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Las temidas ciberestafas se han convertido en un negocio redondo que utiliza los datos personales como mercancía. Esta actividad criminal, que pone en jaque a los ciudadanos casi a diario, acapara en la actualidad casi el 90 por ciento de los delitos informáticos que rastrea la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT) de la Policía Nacional, según destaca su inspector jefe Diego Alejandro Palomino. El perfil de los «ladrones» de datos sensibles va desde el mal denominado «hacker» solitario hasta las más sofisticadas organizaciones, pero todos operan como «empresas» ya que, como explica el inspector, suelen reutilizar la información confidencial de sus víctimas para cometer otro tipo de estafas. Por ejemplo, un ciberestafador puede engañar a una víctima con un whatsapp que incluye un enlace, el cual descarga en el dispositivo un software malicioso que roba datos confidenciales como los de su tarjeta de crédito.

Las principales técnicas que utilizan los ciberdelincuentes para acumular información sensible se denominan en el argot policial «phising», «smishing» y «vishing», y son métodos de «ingeniería social», una práctica «ilegítima» de obtener información confidencial a través de la manipulación. La más empleada es el «phishing», que hace referencia a los correos electrónicos que suplantan la identidad de entidades bancarias y otros organismos, incluso de la Policía Nacional y la Guardia Civil, y que los defraudadores diseñan a conciencia para lograr hacerse con datos personales o recibir un primer ingreso de dinero.

Fuente: El Correo Gallego