El Chuvi, en un estudio mundial para hallar lesiones de Covid con inteligencia artificial

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Por su mayor agilidad y disponibilidad, hasta el momento, la prueba de imagen más recomendada por las sociedades científicas para contribuir al diagnóstico de la infección Covid-19 es la radiografía simple de tórax. Pero hay pacientes en los que no resulta suficiente u otros en los que surgen complicaciones y con los que resulta útil realizar un escáner –tomografía computerizada o TC–. El Servicio de Radiodiagnóstico del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) participa en un estudio internacional para detectar de forma automática las lesiones producidas por el nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2, la gravedad de las mismas o el pronóstico del enfermo, gracias a la aplicación de la inteligencia artificial en esta prueba.

La doctora Milagros Otero García, jefa de sección de Radiología Abdominal y Genitourinaria en el Chuvi, presidenta de la Sociedad Europea de Urorradiología y saliente de la Sociedad Española de Diagnóstico por imagen del abdomen, es también la profesional referente de esta investigación en España.  Entre otras cuestiones, se encargó de reclutar centros nacionales. Es el país con mayor participación en este proyecto, que aglutina a una veintena de hospitales de Holanda, Bélgica, Escocia, Alemania, Italia, Inglaterra, Omán e Irán, además de España. De este último, figuran el Chuvi; el Rey Juan Carlos y la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid; la Clínica Universitaria de Navarra; y el Hospital Universitario Central de Asturias.

Para conseguir esa detección automática y cuantificación de las lesiones provocadas por la Covid-19 con un TC de tórax hay que buscar un algoritmo de inteligencia artificial. Es en lo que están trabajando y para lo que han analizado a más de un millar de pacientes entre todos los centros colaboradores. En el complejo vigués han aportado algo más de cuarenta.

Ya se han desarrollado la primera fase del estudio y acaban de obtener los resultados preliminares. Ahora inician una segunda etapa. La doctora García Otero explica que la detección automática de las lesiones producidas por el nuevo coronavirus es importante porque es una infección que afecta a personas mayores, que suelen tener otras patologías pulmonares crónicas, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o fibrosis, de las que las distinguiría. Además, hay pacientes con alta sospecha de Covid-19 y una placa normal de tórax en la que no se detectan anomalías en las que un TAC puede ayudar al diagnóstico. También para detectar complicaciones como el tromboembolismo pulmonar, que afecta a entre un 15 y un 30% de los infectados hospitalizados.

Fuente: Faro de Vigo