Una brecha de 120.400 profesionales tecnológicos

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Las empresas españolas claman en el desierto por un maná de talento que no termina de llegar. El informe ‘Radiografía de las vacantes en el sector tecnológico’, realizado por la Asociación Española para la Digitalización (DigitalES), pone cifras concretas a una sequía pertinaz y creciente: el mercado laboral español acumulaba a mediados de mayo 120.400 vacantes en actividades tecnológicas. Un empleo de calidad y bien remunerado (37.660 euros al año, 11.000 por encima de la media nacional) que se pierde en el vacío.

Solamente tres sectores acumulan casi 90.000 puestos sin cubrir: Desarrollo de software (40.000), Sistemas, hardware y CPDs (25.000) y Ciberseguridad (24.000). Pero como advierte el informe, el mal se extiende rápidamente y crece la demanda sin respuesta de perfiles cada vez más hiperespecializados.

«Paradójicamente, las vacantes más difíciles de cubrir son las más especializadas y, por tanto, mejor remuneradas. Hablamos de perfiles de desarrollo ‘frontend’ y ‘backend’, de científicos de datos, arquitectos cloud...», explica Javier Miranda, responsable de Formación y Empleo de DigitalES, y coautor del estudio.

El informe insta a aprovechar la ocasión de los fondos europeos para «impulsar una formación de calidad en nuevas competencias y cualificaciones». «Sin ninguna duda, ofrecen cuantías suficientes para cubrir la formación que requiere el talento que demanda este sector. Pero no se trata solo de una cuestión de recursos. Para que las políticas públicas en educación y empleo sean eficaces necesitan coordinación, flexibilidad y agilidad», precisa Miranda.

El coautor del informe defiende también que intensificar la conexión entre las universidades y el sector privado «es fundamental» para sellar esta brecha creciente. En ese proceso, «las instituciones educativas deben reforzar la colaboración público-privada, poner en marcha un modelo más intensivo de horas de prácticas, desarrollar los perfiles profesionales prioritarios para hacer frente al aluvión de inversiones tecnológicas y establecer un modelo atractivo de carrera profesional», detalla.

Fuente: ABC