La biotecnología busca competitividad en las grandes computadoras de datos

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

La biotecnología es uno de los campos con mayor proyección de futuro en la investigación gallega y en la transferencia de ese conocimiento a la sociedad. Un sector en alza que precisa de un gran almacén de datos porque, como asegura el director del Centro de Supercomputación de Galicia, “para diseñar nuevos fármacos es necesario diseñar nuevas moléculas y para diseñar nuevas moléculas hay que hacer simulaciones de cuál sería el comportamento de las diferentes proteínas; y la simulación, en definitiva, es cálculo”.

Javier García Tobío echó mano de tan esclarecedor ejemplo en un encuentro que tuvo con los socios del Clúster Tecnolóxico Empresarial das Ciencias da Vida de Galicia (Bioga) que participaron en la sede del centro en una jornada sobre Computación, cloud y almacenamiento de datos en el sector bio.

Los investigadores del campo biotecnológico necesitan de grandes almacenes de la información, pero esa no es su especialidad, de ahí la necesidad de establecer alianzas con un centro que les aporta la logística necesaria; o lo que es lo mismo, la capacidad de almacenamiento de datos que necesitan.

Las cifras explican bien ese matrimonio de conveniencia: el sector bio consume en la actualidad el 20% de la computación y ocupa el 30% del almacenamiento del Centro de Supercomputación de Galicia. Son ya una docena de empresas del sector las que trabajan con el Cesga, a lo que se suman los grupos de investigación de Galicia y de otras comunidades autónomas, fundaciones que se mueven en el sector y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Medio centenar de empresas participaron en una jornada en la que impartió una charla Aurelio Rodríguez, técnico superior de Aplicaciones del Cesga. Lo hizo tras una presentación de Ramón Basanta, responsable de Transferencia.

Los asistentes pudieron conocer aplicaciones reales de uso así como debatir sobre las necesidades que las empresas bio tienen de los servicios de computación, almacenamiento y comunicaciones.

(Fuente: La Voz de Galicia)