Bernat Soria aboga por modelos público-privados en investigación

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

El catedrático de Fisiología, investigador y exministro de Sanidad Bernat Soria aboga por la colaboración público-privada en investigación como vía para caminar hacia "modelos que permitan funcionar mejor". El científico defendió los "modelos mixtos" en una conferencia organizada por el grupo Agora UDC -que aspirará al Rectorado coruñés en las próximas elecciones- que se celebró en la sede de A Coruña de la Fundación Caixa Galicia y en la que Soria expuso los beneficios de la inversión en investigación para el conjunto de la sociedad. 
 
El exministro se mostró partidario de fórmulas público-privadas en investigación, tanto en el ámbito de la sanidad como en el universitario, y sostuvo que "tenemos que ir a modelos mixtos". Soria defendió que "hay que ir a modelos y consorcios público-privados" por entender que estos formatos contribuirán a "generar modelos que permitan funcionar mejor". "Nos tenemos que ayudar", aseveró el investigador valenciano, que abordó la participación del sector privado en la investigación sanitaria y universitaria en su respuesta al profesor integrante de Agora UDC Fermín Navarrina, que preguntó al ponente sobre su opinión de la Universidad en la actualidad y sobre las fórmulas que, en a su juicio, la mejorarían. 
 
"Soy defensor de la sanidad y la universidad públicas", afirmó Soria, quien apuntó que "la universidad es una de las mejores cosas que tenemos, pero al tiempo es manifiestamente mejorable". El extitular de la cartera que hoy ostenta Leire Pajín consideró que la importancia concedida a las patentes en las instituciones académicas ha crecido desde hace "cinco o diez años" y sentenció al respecto: "El proceso ya ha comenzado". 
 
Soria incidió en que ha sido y es "de izquierdas" y manifestó su convicción de que su apuesta por los modelos público-privados no constituye una contradicción con su ideología política. "Las recetas de antes no valen. Hay que tener una mentalidad abierta. En investigación, si no entra lo privado, nunca nos pareceremos a las sociedades a las que nos tenemos que parecer. Y en mi caso eso no significa renunciar a la forma de pensar", defendió el exministro, quien opinó que "la izquierda se tiene que reinventar". 
 
En la ponencia, titulada El Sistema Nacional de Salud como nicho para la creación de empresas, el que fuera responsable del Ministerio de Sanidad entre 2007 y 2009, cuando Trinidad Jiménez lo relevó en el cargo, defendió la inversión en innovación como la clave para salir de la actual crisis económica y como una garantía de mejora del bienestar social. El científico argumentó que la inversión en innovación repercute de modo directo en la calidad de vida de los ciudadanos e influye en la productividad. "La productividad es el cociente de valor agregado de un producto y lo que nos cuesta producirlo. La única forma de añadir valor a un producto es meter innovación, que nos permitirá ser más competitivos", expuso el investigador. 
 
Soria defendió que el "gasto" en innovación debe ser llamado "inversión" dado que genera un retorno de un 40%, de modo que, explicó, por cada euro invertido se ganan cuarenta céntimos. Además, citó a Isaac Asimov como aval de su convicción de que no se puede prever el impacto social de ciertas innovaciones y aseveró, además, y en defensa de la inversión en innovación, que "la ignorancia sale más cara". 
 
El fisiólogo matizó que "solo la innovación no basta" y puso como ejemplo Estados Unidos, "el país más potente del mundo investigación" y que, sin embargo, registra peores cifras que España en factores como la mortalidad perinatal o la esperanza de vida. ¿Qué tiene España que EEUU no? "Una estructura que transforme la innovación en riqueza y bienestar; un Sistema Nacional de Salud, en el caso de la sanidad". El exministro socialista defendió la sanidad pública española, que comparó con la estadounidense, y señaló que cobertura universal que brinda el Estado español redunda no solo en el bienestar de los ciudadanos, sino también en la economía, ya que influye en aspectos que van desde la creación de puestos de trabajo -600.000 empleos directos- hasta una mayor facilidad de los españoles para favorecer el consumo porque, a diferencia, por ejemplo, de los estadounidenses, no tienen que reservar parte de su sueldo a posibles gastos relacionados con la atención médica. 
 
Soria recalcó, además, la diferencia entre la actual cobertura sanitaria y la anterior a la Ley General de Sanidad, de 1986. El exministro recordó que, cuando la atención sanitaria que regía por la Seguridad Social, se garantizaba la salud "de los empleados y sus familias y se financiaba en el salario". Ahora, apuntó, "se financia con impuestos para que sea sostenible". 
 
En relación a la eficiencia en el ámbito sanitario, preguntado por un asistente sobre catálogo de fármacos de Galicia, el científico valenciano defendió el uso genéricos: "Al genérico hay que pedirle que sea bioequivalente, no sólo en la molécula sino en el resto de componentes. Yo soy partidario de que un buen genérico entre y aumente la eficiencia del sistema".
 
(Fuente: La Opinión)