La automoción instalará su plataforma logística en Porriño y aumenta la inversión a 15 millones

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

La plataforma logística integrada del automóvil, proyecto que busca crear un macroalmacén compartido por los fabricantes de componentes para ahorrar costes de desplazamiento y maximizar cargas, se construirá finalmente en Porriño. La Zona Franca, uno de los socios de la empresa que explotará la Infraestructura Logística 4.0 con el clúster (Ceaga) y VigoActivo (sociedad de inversión del Consorcio), ultima la compra de una parcela de más de 20.000 m2 en el polígono de As Gándaras con acceso ferroviario para levantar la nave, que estará operativa el próximo año y contará con lo último en logística: drones para el control de inventarios, carretillas autónomas, robots colaborativos o guantes “inteligentes”, entre otras innovaciones.

El proyecto, crucial para abaratar hasta un 20% la factura logística de los proveedores de las cuatro ruedas –aunque podrán participar empresas de otros sectores–, eleva su inversión hasta los 15 millones de euros entre la compra del terreno, construcción y equipamiento y prevé crear medio centenar de empleos directos.

El motor vigués tiene prisa por hacer realidad un proyecto que ya tiene consignada una subvención de 4,3 millones de euros de fondos FEDER. Esta iniciativa supone una nueva vuelta de tuerca en la optimización de costes de la cadena de valor de la industria gallega del automóvil, en la que la logística juega cada vez más un papel determinante; en algunos casos, incluso mayor que la mano de obra. Esta central operará igual que los almacenes de consolidación de destino que tiene Stellantis-Vigo, en los que recepciona los componentes de distintas empresas y los ordena antes de llevarlos a fábrica, pero al revés. Los proveedores gallegos enviarán sus piezas a esta plataforma para su organización y posterior envío a los distintos fabricantes de coches para los que trabajan, compartiendo transporte –y no como hasta ahora, que cada uno utiliza sus propias vías– y ahorrando en costes.

Grosso modo, se trata de llevar las mercancías a su destino con los menores desplazamientos  posibles, sobre todo por carretera, ante las cada vez más restrictivas normativas sobre emisiones contaminantes de la Unión Europea (UE). Además, estará abierto a otros sectores que compartan la logística del motor.

Fuente: Faro de Vigo