El asistente gallego de conducción inteligente es el que más ángulos de visión aumentada ofrece en el mercado a nivel mundial

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
El asistente gallego de conducción inteligente, presentado hoy a nivel mundial por Xesol Innovation en Parque Tecnolóxico de Galicia-Tecnópole, presenta como principales novedades sobre los sistemas ya existentes que puede ser implantado en cualquier vehículo fabricado a partir del año 2000 y que es mucho más preciso, ya que basa su tecnología de detección en la visión artificial –en lugar de infrarrojos o radares– con el mayor número de ángulos de visión aumentada del mercado. Además, es inteligente porque incorpora un sistema de aprendizaje rápido.

El sistema avanzado de asistencia a la conducción (ADAS) desarrollado por Xesol Innovación forma parte del proyecto SmartCars que esta start-up lleva desarrollando desde su nacimiento hace cuatro años. A sus sedes de Vigo y Madrid (en el Campus Google) sumó recientemente la de Tecnópole, elegida para la presentación oficial de su innovador producto, que estará a la venta para particulares en el primer semestre de 2017.

"Nuestro asistente está pensado para proporcionar una mejor seguridad en la conducción, la reducción de los costes de mantenimiento del vehículo, un menor consumo de combustible y una navegación más inteligente", explicó José Nogueira, CEO de la empresa.

El sistema fue diseñado para ser instalado de forma sencilla en cualquier coche ya en uso, al margen de la gama a la que pertenezca, lo que hace que la conducción avanzada esté al alcance de cualquier usuario. Sin embargo, la empresa está en negociaciones con compañías de automoción para incorporarlo también de fábrica en vehículos nuevos, caso en el que podría completarse con funciones de vehículo autónomo, como frenado automático frente a un obstáculo o desvío en caso de peligro.

El único sistema similar del mercado es el desarrollado por la empresa israelí Movileye, con la diferencia de que este sólo está dotado de una cámara frontal, mientras que el de Xesol cuenta con tres cámaras.

Lo que el ojo humano puede no ver

Este asistente es capaz de proporcionarle al vehículo funciones nuevas y sacar rendimiento de las que ya tenía. Para hacerlo, incorpora un sistema de tres cámaras de visión artificial, mucho más precisas que los detectores por infrarrojos o radares de sus antecesores a la hora de detectar y predecir situaciones de riesgo y avisar al conductor a tiempo para evitarlas.

Mediante este sistema, el conductor tiene la tranquilidad de recibir información inmediata que puede que su ojo no perciba por despiste, fatiga o falta de reflejos o visibilidad. De este modo, mediante señales visuales y sonoras, el asistente alerta sobre la presencia de peatones, ciclistas, vehículos parados u obstáculos en la carretera, así como de la irrupción de objetos, como puede ser un balón, al que probablemente le seguirá un niño. También avisa de curvas pronunciadas y cambios en la forma de la calzada, como un próximo estrechamiento de la vía, así como de la invasión involuntaria del carril contrario o del arcén. Además, es capaz de registrar e interpretar las señales de tráfico, alertando sobre el riesgo de incumplir las limitaciones existentes.

Aplicaciones complementarias

En el marco del proyecto SmartCars, la empresa desarrolló también otras aplicaciones destinadas a apoyar la conducción avanzada. Es el caso de Escriba, disponible desde junio de este año, con el que el usuario puede leer y responder mensajes mientras conduce, sin soltar las manos del volante ni tocar su móvil, mediante comandos de voz.

A partir del primer trimestre de 2017 estarán disponibles otras dos aplicaciones: eCall y SmartFace. La primera de ellas, que se anticipa a la obligatoriedad de que todos los vehículos europeos incorporen sistemas de llamada de emergencia en caso de accidente a partir de abril de 2018, conecta (manual o automáticamente) con el servicio de emergencias y proporciona información sobre la situación exacta del vehículo para facilitar su localización.

Por último, SmartFace permite identificar al dueño o usuario del coche mediante reconocimiento biométrico del rostro, bloqueando el arranque por parte de cualquier persona que no había sido previamente autorizada. Desde la empresa, señalan que presenta funcionalidades especialmente útiles para la gestión de flotas.

(Fuente: Xesol)