Así será la nueva normativa europea sobre drones

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

El sector de las aeronaves pilotadas de forma remota (drones) se prepara ante la llegada inminente de la nueva normativa europea, que entrará en vigor en mayo, y que regulará un sector de gran crecimiento en España, normativa que incluirá como principales novedades un registro de operadores y sistemas de geolocalización en un perímetro virtual como medida de seguridad a las áreas restringidas a su uso.

España cuenta en la actualidad 4.764 pilotos de drones, 5.504 naves de este tipo registradas y un total de 3.629 operadores. Respecto a la formación actualmente hay un total de 71 escuelas autorizadas de pilotos de drones (ATOs), según los últimos datos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

La nueva normativa permitirá un marco homogéneo en toda Europa "en lo referido a normas, licencias o categorías operacionales", explica la directora de seguridad de aeronaves de la AESA, Marta Lestau, ante su crecimiento exponencial. "Ha habido gran voluntad política para desarrollar una normativa comunitaria sobre drones", para un sector complejo, pero que se está adaptando en "tiempo récord".

Contemplará, entre otras novedades, un registro de operadores con el objetivo cruzar datos con otros países, matrículas electrónicas para las aeronaves no tripuladas, así como sistemas de 'geofencing' para no poder volar en zonas restringidas. Además existirán categorías abiertas y específicas para operar y en el caso de operaciones de mayor riesgo se establecerán unas categorías certificadas.

Y es que se prevé que este sector generará en 2035 un total de 1.200 millones de volumen de negocio teniendo en cuenta que habrá un total de 51.400 drones de uso profesional en activo, según los cálculos de Fomento.

Retos del sector

El concepto de operación actual de drones se basa, de momento, en la acomodación en lugar de la integración. La integración total de los dones en la aviación tripulada necesitará elementos adicionales de desarrollo como fórmulas para medir altura, estandarización de sistemas y certificación, modificación de las reglas del aire, nuevas tareas para los pilotos de RPAS (Sistema aéreo tripulado de forma remota, incluyendo el aparato y el sistema de control) e incremento de la formación.

De hecho, el responsable de la división de RPAS en AESA, Juan José Sola, identifica como principales retos del sector a corto plazo la digitalización, la regulación del uso recreativo, o la formación, entre otros, así como a medio plazo la imprescindible integración en entornos urbanos, el análisis de la percepción social, la afección el ruido, así como la integración en la gestión del tráfico aéreo (ATM).

A más largo plazo había que avanzar según el experto en otros temas como la inteligencia artificial, la ciberseguridad, las certificaciones, así como una integración total en la gestión del tráfico aéreo.

(Fuente: EP)