Así es la alternativa made in Spain a los auriculares y al altavoz: sin cables y no invasiva

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No es un auricular porque no los usarás en tus oídos. No es un altavoz que te pones sobre el cuello porque las personas más próximas a ti no escucharán apenas nada. Entonces, ¿qué es este nuevo dispositivo de sonido? Es el principal gap al que se enfrentan desde la española NekSound, cómo vender un producto que aún no tiene un nombre genérico para describirlo, cómo convencer al consumidor al final.

Este dispositivo de sonido, en forma collar, para escuchar música sin cables, tiene un peso de tan solo 116 gramos. Además, está equipado con microaltavoces estéreo direccionables al oído del usuario, por lo que no es invasivo ni molesta al entorno. También funciona como manos libres para poder hablar por teléfono, al incorporar un micrófono integrado.

NekOne, que cuenta con una patente de diseño y forma en 168 países y que está fabricado íntegramente, cada uno de sus componentes en España, se puede usar desde el móvil o desde una pantalla táctil que tiene incorporada. Así, incorpora dos altavoces de 1.5W de sonido, por lo que el usuario puede escuchar perfectamente, pero no genera más de 20 decibelios de ruido al entorno.

La idea de NekOne, como se llama este dispositivo, surge de una experiencia personal de su CEO y fundador, Álvaro Morillo: mientras corría por Barcelona, escuchando música con sus auriculares, no escuchó el claxon de un coche y estuvo a punto de ser atropellado. Con el shock, explica, buscó una forma de poder seguir practicando uno de sus hobbies de una manera más segura. Al no encontrarla en el mercado empezó a idea, hace ya más de tres años, lo que ahora están a punto de lanzar al mercado (ya se puede realizar una precompra en su web y han empezados los contactos con Amazon y MediaMarkt).

Movilidad y seguridad

Así, buscan su nicho de mercado en la revolución que se está produciendo en la movilidad urbana: “Nuestras ciudades están cambiando, se están usando cada vez más bicicletas, patinetes, motos y coches eléctricos” que son extremadamente silenciosos, explica Pablo Esteve, director de Marketing.

El número de accidentes de tráfico en el caso urbano se está incrementando en un 300% en los últimos siete años, y en tres de cada 10 de ellos se había producido una advertencia sonora que no había sido escuchada. “Queremos ser el producto que mitigue este problema, porque creemos que podemos salvar vidas, es decir, evitar más accidentes de este tipo”.

De hecho, Morillo y Esteve aseguran que su nuevo dispositivo contaría con el permiso de la DGT y su regulación que multa con 200 euros el uso de auriculares si se circula con bicicleta o patinetes, entre otros vehículos de este tipo. “La DGT reconoce que estamos dentro de la ley” al no ser contemplados como unos auriculares.

‘Made in Spain’

Pero antes de llegar hasta aquí han sido más de tres años para poder diseñar, desarrollar y fabricar este producto. Morillo recuerda que no han recibido ningún tipo de ayuda de I+D ni inversión, probablemente, por la falta de compresión del producto.

Ha sido una larga fase de desarrollo, subraya. Tras realizar una campaña de crowdfunding en Kickstarter en la que en apenas unos días vendieron más de 400 dispositivos cuando apenas tenían un prototipo decente, apostaron por una fabricación en México. La aventura mexicana no salió bien: “No solo por los retrasos que tuvimos en los plazos de fabricación, sino por las calidades que nos presentaron. Tuvimos que tirar esos moldes a la basura y empezar de cero”.

Esta acción, tirar el molde diseñado y prototipado a la basura, la han tenido que hacer hasta en tres ocasiones. Tras México, Morillo nos cuenta que decidieron no experimentar con Asia y apostar por la fabricación y el desarrollo tecnológico español. Así, ahora se muestra orgulloso: “Todos nuestros componentes son ‘made in Spain’, no viene nada de China”.

Así, se han aliado con la española Lynx Pro Audio para la ingeniería acústica y para ecualizar el sonido, una de las partes más delicadas del proyecto, ya que de ella depende que los pequeños altavoces integrados redireccionen bien el sonido hacia el oído del usuario. Además, estos altavoces cuentan con un estanco (para protegerlos de lluvia, sudor, polvo…) fabricado en carbono.

Otra de las claves ha sido desarrollar un molde con inyección de silicona hipoalergénica. En este punto han confiado en una firma de Ibi (Alicante) con más de 70 años de experiencia en el sector juguetero.

Y, por último, la línea de ensamblaje de todos los componentes la tienen en Valencia, donde podrán fabricar hasta 10.000 unidades al mes para competir con los grandes fabricantes: Sony, JBL, Bosé o LG, entre otros.

“Es cierto que al fabricarlo todo en España podemos perder algo de beneficio, pero se gana en calidad y en garantía”, puntualiza a INNOVADORES Esteve, que reconoce que ahora necesitan un empujón en inversión para poder llevar su producto a mercados como Ámsterdam, Londres, Berlín e, incluso, Japón, donde creen que NekOne tiene un gran nicho de usuarios potenciales.

(Fuente: La Razón)