En 2030 el 50% de los empleos de Japón podría ser realizado por robots

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Un estudio realizado por el Instituto de Investigación Nomura, en Japón, y en compañía de la Universidad de Oxford, afirma que en torno al 50 por ciento de los empleos del país podría ser realizado por robots en quince años, concretamente en 2030.

Junto al país asiático, se ha analizado también la tendencia de Estados Unidos y Reino Unido. En el caso de estos dos países, el 47 y el 35 por ciento, respectivamente, de los empleos podrían ser sustituidos por máquinas también para 2030.

La investigación se ha basado en datos procedentes de 600 puestos de trabajo en el país nipón que, actualmente, son llevados a cabo por personas de carne y hueso. Además, también han tenido en cuenta la evolución tecnológica de la inteligencia artificial y de lo que ésto puede suponer en un futuro dentro del ámbito de la robótica.

Los puestos con una mayor tendencia a ser sustituidos por algún tipo de software o máquina son los puestos de recepcionistas, los operarios de fábricas –ambos por la estandarización y sistemática de sus ejercicios– y los guardias de seguridad. Aquellas profesiones de ámbito creativo o artístico y las relacionadas con procesos de pensamiento o de coordinación, como la filosofía, la teología o la organización empresarial, son las que menos afectadas estarán por la incursión de la robótica en las disciplinas.

A pesar de los datos, el estudio también recoge que el porcentaje total de los empleos que se verán afectados por la ocupación robótica dependerá de otros factores externos a la propia ejecución del trabajo o de la tecnología. Las condiciones sociales y económicas del momento y de los 15 años que quedan hasta la fecha marcada serán decisivos a la hora de que el porcentaje total se vea ampliado o reducido.

Son muchas las empresas que están desarrollando tecnología robótica por las expectativas de futuro que tienen las máquinas en cuestión de reducciones de costes, sobre todo. En el caso del Gobierno japonés, la inteligencia artificial podría perfilarse como una posible solución ante el aumento que sufre la edad y la esperanza de vida de la población de su país.

(Fuente: EP)