Los drones, la próxima revolución tecnológica en logística y transporte

El auge de uso de drones en emergencias y catástrofes, además de ser utilizados con normalidad a día de hoy en tareas de seguridad y de vigilancia, va dando pasos agigantados hacia una revolución con las naves tripuladas y para prestar servicios como el reparto de mercancías. Varias empresas están trabajando en modelos que utilizan avanzada tecnología para crear aerotaxis, que ya están transportando personas de manera autónoma en algunos países, o drones para fumigar grandes extensiones como medida preventiva durante la pandemia, como el que ya ha sido utilizado por la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Estos dispositivos han pasado en diez años de ser un producto propio de la industria recreativa y audiovisual a ser un solución para muchos desafíos de seguridad, emergencias o salvamento. Entre los casos más recientes de la eficacia de este tipo de sistemas a la hora de controlar y ayudar en situaciones límite están la pandemia Covid, la borrasca Filomena o el volcán de La Palma.

El reto del sector, tanto en lo tecnológico como en lo legislativo, está en preparar el espacio aéreo para que convivan de manera segura y eficiente las naves no tripuladas con las naves tripuladas, además de la integración de los drones con la inteligencia artificial y con la tecnología 5G.

Los expertos consideran que los drones se incorporarán plenamente en Europa en el año 2023, y su empleo va a ser cada vez más habitual y normalizado. Los usos más frecuentes, tras los de emergencias, seguridad, agricultura o audiovisuales, van a ser los del transporte de mercancías, la logística o el reparto de medicamentos, y finalmente el transporte de personas. El control del espacio aéreo a nivel local será fundamental para esta revolución, por la coordinación entre diferentes departamentos e instituciones municipales y provinciales (transporte, comunicación, comercio) será imprescindible.

Fuente: Atlántico Diario