La aeronáutica no tripulada coge impulso desde Vigo

La aeronáutica es uno de los sectores que más ha sufrido el impacto de la pandemia del coronavirus, sin embargo varias empresas del área de Vigo impulsan proyectos innovadores en este terreno como Saqqarah o CIES Solar, dos iniciativas que participan en la tercera edición de la BFAero, la aceleradora de la Xunta para el sector.

La empresa viguesa Merasys está detrás de Saqqarah, un proyecto que busca inspeccionar procesos industriales y vertidos medioambientales a través de drones. "Nos permitiría llegar a donde no se podría de otra forma como lugares de difícil acceso, podríamos recorrer todo un canal de vertidos cuando ahora solo controlamos puntos concretos", asegura Carlos Parrilla, director de tecnología de Merasys. Por ahora este proyecto se encuentra en sus fases iniciales, centrada en la búsqueda de los drones más adecuados para embarcar las cámaras de Merasys, tras lo que empezarán a realizarse las pruebas de navegación en la nave de la empresa, situada en Matamá, para comprobar la fiabilidad de los drones y su seguridad.

Saqqarah es el primer proyecto aeronáutico de Merasys, una empresa que está detrás de las esferas de control de aforo utilizadas en la ciudad y las cámaras de inspección que revisan todos los vehículos que salen de la fábrica de PSA en Vigo. A pesar de dar el salto a este sector en uno de sus momentos más difíciles, desde la compañía señalan que todas las iniciativas relacionadas con la sensórica están teniendo mucho éxito este año. "Antes del covid este terreno estaba sufriendo un impulso importante, y ahora esto se ha acelerado, se está viviendo todo un boom", asegura Parrilla. "Todo el mundo está pidiendo este tipo de sistemas de análisis de datos, tenemos muchísima demanda y esto ha acelerado la estrategia de la empresa", indica.

CIES Solar es otra de las iniciativas de la provincia presente en la aceleradora BFAero. Este proyecto busca realizar misiones automáticas de más de 1.000 hectáreas al día para dar solución a grandes trabajos de cartografía en grandes extensiones que podrían ser de mucha utilidad en sectores como la gestión de obras o de grandes extensiones forestales.

El prototipo de CIES Solar consiste en una pequeña aeronave que porta una cámara fotogramétrica que permitirá solventar en un día el trabajo que manualmente podría llevar una semana. "La gran novedad de nuestro equipo es que lleva paneles solares en las alas, en Galicia llegamos a volar hasta 10 y horas y media sin gran radiación solar, son cifras inalcanzables con otra tecnología", asegura Jesús Cordero, director de tecnología del proyecto.

Otra de las singularidades de este equipo es que el despegue se realiza con una pequeña catapulta, por lo que no necesita pista y puede funcionar en un espacio reducido. El vuelo se programa previamente y el piloto no interviene durante el vuelo, y la aeronave aterriza utilizando un paracaídas. El proyecto de CIES Solar se encuentra ya en un momento avanzado en su desarrollo y el equipo centra ahora sus esfuerzos en la comercialización.

A pesar del momento complicado que vive la aeronáutica, Cordero considera que las iniciativas de este tipo no dejarán de ir a más. "Estamos convencidos de que los equipos no tripulados son el futuro, en breve los veremos llevando paquetes de un lado al otro y dentro de algo más transportando a personas entre puntos lejanos", asegura.

Saqqarah y CIES Solar se encuentran entre las siete iniciativas seleccionadas por la BFAero, que este año se abrió al exterior con dos proyectos de Madrid, uno de Alicante y otro de Zaragoza.

Fuente: Atlántico Diario