Microbiólogos del Chuvi descubren una nueva bacteria: el estreptococo ‘downii’

Las personas con síndrome de Down tienen menos caries que el resto de la población. ¿Por qué? Puede que por las diferencias en la anatomía de su boca, en la cantidad de saliva que producen, en la forma de masticar... Se sospecha que estos factores influyen en su flora oral. Microbiólogos del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) pertenecientes al Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur (IISGS), los doctores Lucía Martínez Lamas y Maximiliano Álvarez Fernández, decidieron buscar en ella al responsable de este efecto protector frente a la patología oral más común. En esta indagación, encontraron una nueva especie bacteriana, nunca antes descrita. La comunidad internacional acaba de reconocer este descubrimiento. La han bautizado como downii.

En concreto, es una nueva especie de bacteria dentro del género Streptococcus, la familia Streptococcaceae y el orden Lactobacillales y su nombre científico es Streptococcus downii. Se lo pusieron en honor a los pacientes con síndrome de Down. El doctor Pedro Diz, que dirige la Unidad de Odontología de Cuidados Especiales de la Universidad de Santiago de Compostela y que también ha participado en este descubrimiento, destaca cómo estas personas que tienen una alteración genética están facilitando “una información muy valiosa para el conjunto de la población”. “Nos va a servir para identificar e investigar enfermedades muy prevalentes. Es una nueva aportación que este colectivo está donando a la sociedad”, subraya. De ahí que hayan querido homenajearlos con el nombre.

A simple vista, a través del microscopio, este estreptococo no se diferencia de los demás de la boca. Los investigadores han tenido que recurrir a técnicas de secuenciación para obtener el genoma completo y compararlo con las especies ya conocidas. Una labor compleja, que les ha llevado alrededor de dos años, pero que ha culminado con el reconocimiento de este importante descubrimiento a través de la publicación de un artículo con su descripción en la revista internacional encargada de nombrar a los nuevos microorganismos, International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology. Ahora llevan a cabo un estudio epidemiológico para comprobar si su presencia es mayor en las personas con síndrome de Down.

Lo más relevante de esta nueva especie, y que les ha sido más sencillo demostrar, es el efecto potencialmente antimicrobiano ante “una enfermedad altamente prevalente contra la que solo tenemos antibióticos o métodos mecánicos”, explica la doctora Martínez Lamas. “La boca tiene repercusión en toda nuestra salud. Es la principal fuente de entrada de microorganismos. Proteger esa parte de nuestro cuerpo es muy positivo”, subraya.

¿Y cómo protege la boca downii? Produce un compuesto que actúa como un antibiótico –bactericina– e inhibe el crecimiento de otros patógenos. La idea es dar con esta sustancia –para lo que trabajan con la Universidad de Vigo– para producirla artificialmente y comercializarla como probiótico en colutorios o pastas de dientes. Ya tienen la patente europea y están en negociaciones con la industria para comercializarla.

El proyecto se pudo desarrollar gracias a la cofinanciación de la Axencia Galega de Innovación, a través del Programa Ignicia, y al apoyo de la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud en España.

Fuente: Faro de Vigo