Una etiqueta biodegradable capaz de alertar de la descomposición de los alimentos, el innovador desarrollo de Oscillum

Reducir el malgasto de alimentos para disminuir los niveles de contaminación y favorecer la lucha contra el cambio climático. Este es uno de los principales objetivos de la empresa Oscillum Technologies del Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández (PCUMH) de Elche. Para ello, la compañía ha diseñado una etiqueta biodegradable capaz de detectar el estado de descomposición de un alimento y alertar de cuándo este ya no se puede consumir.

Los alimentos frescos comienzan a pudrirse desde el momento en el que se producen, es en este proceso de descomposición cuando se generan distintas moléculas que varían en función del tipo de producto. “SmartLabel es capaz de detectar las partículas que segregan los alimentos en descomposición y alertar cuando el número de éstas indica que la materia prima ya no se puede consumir, sin importar que el producto se encuentre en su envase original o ya se haya abierto”, explica Pablo Sosa, CEO de Oscillum Technologies. Gracias a estas etiquetas el consumidor está siempre informado del estado de su producto, evitando malgastar comida y dinero a la vez que previene contraer posibles intoxicaciones.

La etiqueta desarrollada por la compañía es biodegradable y está compuesta por una mezcla de polímeros y sensores químicos. Los primeros son la matriz de la etiqueta y los que le confieren las propiedades mecánicas. Por su parte, los sensores químicos analizan el alimento y son capaces de detectar las moléculas producidas por la descomposición de los alimentos. De este modo, la etiqueta cambia de color en función del nivel de descomposición. El uso de la SmartLabel se basa en una escala de colores a través de la que se indica el grado de descomposición de los alimentos.

Actualmente la etiqueta es funcional para carnes y pescados frescos, aunque la empresa trabaja para desarrollarla también para otros productos, como frutas, verduras, productos lácteos, entre otros productos. “Además en el futuro también queremos intentar desarrollar etiquetas para comidas precocinadas ya que es un sector que ahora está aumentando el número de consumidores”, desvela el CEO de la compañía.

Oscillum Technologies ha recibido numerosos galardones por su etiqueta biodegradable. El último de ellos lo ha obtenido en el certamen ilicitano Business Market. La compañía fue una de las start-ups galardonadas, junto con Boniafit. Ambas empresas del PCUMH recibieron una dotación económica de un total de 6.000 € y tuvieron la oportunidad de exponer sus propuestas de negocio ante posibles inversores y ciudadanos interesados en apoyar económicamente proyectos empresariales.

(Fuente: APTE)