El 93% de las empresas españolas aumentará su presupuesto en innovación en los próximos dos años

La innovación ocupa un lugar estratégico en las empresas españolas, hasta el punto de que el 93% de las mismas tiene planeado incrementar el presupuesto destinado a este área, según datos ofrecidos por Deloitte. De esta forma, España se sitúa a la cabeza de la innovación, por encima de la media europea del 88%, ocupando el segundo puesto en el ranking de países con mayor porcentaje de compañías que aumentarán la inversión en innovación.

El estudio de la consultora señala también que en los dos últimos años las empresas españolas han apostado por tecnologías como cloud computing, en la que han invertido el 76% de las organizaciones encuestadas, o data analytics (71%) y robotics (56%). En cambio, en los próximos dos años, las inversiones tecnológicas de las compañías españolas estarán dirigidas a inteligencia artificial, en el 41% de los casos, y a los dispositivos wearables (43%).

Los desafíos de las empresas españolas ante la innovación

La adaptación a las expectativas de los clientes, la aparición de nuevos modelos de negocio y la disrupción provocada por la aparición de nuevos agentes en el mercado son los factores principales que impulsan la innovación en las empresas españolas.

A pesar de las tecnologías, las empresas españolas son conscientes de que el equipo humano seguirá siendo fundamental para el desarrollo del negocio. Una de las claves del éxito residirá en la capacitación de las plantillas, por lo que el 56% de las compañías valora invertir en formación en nuevas tecnologías y métodos de trabajo para sus empleados.

De cara a apoyar la implementación de tecnologías digitales y mejorar los procesos de innovación, las empresas españolas llevan a cabo la detección de nuevas tendencias y el diseño de estrategias. Además, el 43% de las compañías colabora con universidades y centros de investigación para impulsar la innovación y la inspiración.

En cambio, la resistencia al cambio continúa siendo el gran reto para innovar para el 50% de las empresas europeas. A esto se suma los problemas de seguridad relacionados con la protección de datos y la falta de apoyo gubernamental.

(Fuente: directivosygerentes.es)