El sector agroalimentario gallego desarrolla novedosas técnicas de I+D+i para mejorar la calidad y seguridad de los alimentos

En los últimos años, el sector agroalimentario gallego ha centrado sus esfuerzos en garantizar la calidad y la seguridad alimentaria, desde que un producto se genera hasta que llega al consumidor final. Sobre este tema ha girado el DemoLab del sector agroalimentario organizado recientemente por el Centro de Excelencia de Vigo.

Durante la jornada, celebrada en las instalaciones de Anfaco-Cecopesca y a la que han asistido más de medio centenar de investigadores del centro tecnológico y empresas proveedoras de tecnología para la industria alimentaria, se presentaron nuevas tecnologías de procesado y conservación de alimentos, sistemas de control de calidad a través de biosensores o innovadoras aplicaciones para la valorización de los subproductos de la industria alimentaria, entre otras.

Además de la exposición teórica de los proyectos, se han realizado diversas demostraciones en las cuales los asistentes han podido comprobar la aplicabilidad y la eficacia de estas nuevas tecnologías.

Innovación en producto y proceso

José Luis Meniño, responsable de la Unidad de Nuevas Tecnologías de Conservación de Anfaco-Cecopesca, explicó cómo las nuevas tecnologías aplicadas a la conservación de alimentos –el calentamiento óhmico, los ultrasonidos, pulsos eléctricos, radiofrecuencias, microondas, etc.– ofrecen la posibilidad de obtener productos mejorados mínimamente procesados y que conservan mejor sus propiedades.

En la misma línea, Carole Tonello, de Hiperbaric España, presentó el sistema de procesado de alimentos por altas presiones como alternativa a las tecnologías habituales de pasteurización térmica, que permite alargar la vida útil de un producto, evitando la utilización de altas temperaturas que lo degradan sensorialmente. Se trata de un sistema muy extendido en países como Estados Unidos y que se aplica principalmente a productos como el guacamole, los zumos, la ternera cruda, los embutidos cocidos…

Por otra parte, Asier Albizu, director general de Biolan, dio a conocer un novedoso mecanismo portátil que, a través de la combinación de biotecnología y electrónica, mide diferentes parámetros en los alimentos, en tan sólo tres minutos. El sistema permite conocer, por ejemplo, el nivel de lactosa en la leche, el mercurio en el pescado o el colesterol en los embutidos.

Diego Méndez, responsable de la División de Medio Ambiente y Valorización de Productos del Mar de Anfaco-Cecopesca, destacó la importancia de la revalorización de los subproductos de la industria alimentaria y presentó el spray dryer, una técnica que permite encapsular sustancias y obtener nuevos productos en polvo de modo rápido y uniforme.

En el ámbito del control y mejora de los procesos, Alberto Ares, director de CTI Consultores, compartió el funcionamiento de la plataforma REDETAG, que suministra información en tiempo real para optimizar las actividades productivas del sector mar-industria, desde el lanzamiento de la orden de producción, hasta el producto acabado.

La importancia de los cocineros

El prestigioso cocinero Pepe Solla fue el encargado de clausurar la actividad presentando el proyecto del Centro de Evolución Gastronómica de Galicia que, promovido por el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, tiene por objetivo agrupar a todos los agentes implicados en la innovación gastronómica para realizar proyectos que lleguen al conjunto de la sociedad.

Durante su intervención, Solla puso de manifiesto que el secreto del éxito mundial de la gastronomía española se encuentra en la innovación y la excelencia, y reivindicó la importancia de la participación de los cocineros en el proceso de desarrollo de nuevas técnicas aplicadas a la gastronomía. En la parte demostrativa, el jefe de cocina Estrella Michelín alabó la evolución en calidad de las conservas españolas y mostró que se trata de un gran recurso para cocinar platos sencillos y ricos en poco tiempo.

(Fuente: Innovamás)