La realidad aumentada y los videojuegos serán técnicas comunes para aprender en la Universidad

Los teléfonos móviles y los libros electrónicos son objetos habituales en la mayoría de las universidades. Pero se quedarán como las reglas de cálculo de hace unos años ante el cambio que se avecina, según avanza en un informe la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

El panorama antes dominado por pesadas carpetas y libros, y por un ordenador en la biblioteca que estaba siempre ocupado, ha dejado paso ya al ordenador portátil, al móvil, al reproductor mp3 y a las tabletas. Los universitarios disfrutan con las redes inalámbricas de alta velocidad de comunicaciones y utilizan ampliamente y con soltura las tecnologías de la información y la comunicación. Y los profesores también se sirven de estos adelantos técnicos.

Ahora, un grupo internacional de expertos en educación ha publicado un informe sobre las tecnologías emergentes y su posible papel en la educación. Según The Horizon Report 2011, los recursos en la educación superior en un futuro no muy lejano serán mucho más que libros electrónicos y teléfonos móviles. Durante los próximos cinco años, sugiere el informe, técnicas como la realidad aumentada, videojuegos, otros juegos basados en la informática y la computación con gestos encontrarán el camino para introducirse en los recintos universitarios.

Algunos de estos games ya están en uso en muchos campus de países de la OCDE. Una serie de juegos agrupados bajo el título de conflictos globales, por ejemplo, ayudan a mostrar y resolver a los estudiantes desafíos geopolíticos. Un mezclador de melodías, desarrollado en la Universidad de Wisconsin-Madison, enseña a los estudiantes a leer y componer música. Y un laboratorio forense virtual, desarrollado en una escuela de enfermería de los EE.UU., enseña a los estudiantes a practicar exámenes forenses en la escena del crimen. Los estudiantes tienen la oportunidad de tratar de resolver problemas complejos sin poner en riesgo la vida, mientras prueban y comprender mejor las diferentes maneras de abordar un problema.

(Fuente: ABC)