El Barcelona Supercomputing Center crea el primer supercomputador del mundo construido con teléfonos móviles

El Barcelona Supercomputing Center (BSC)-Centro Nacional de Supercomputación (CNS) ubicado en el Parc UPC (Parc de Recerca i Innovació de la Universitat Politècnica de Catalunya), construye el que será el primer supercomputador del mundo basado en los teléfonos móviles. 
 
La idea es aprovechar la eficiencia en el consumo energético de los smartphones y de las tabletas (la mayor parte del tiempo no están enchufadas a la red de corriente eléctrica y funcionan sin sobrecalentarse) para aumentar la capacidad de cálculo sin disparar el gasto energético. Todo un reto que ha de dar respuesta a las necesidades de las instituciones y empresas que solicitan operaciones, programas y simulaciones cada vez más complicadas.
 
La lista de aplicaciones de este gran supercomputador, compuesto por numerosos ordenadores interconectados, y que se construye en el marco del proyecto Mont Balnc,  incluye múltiples campos: desde la simulación del cuerpo humano, la interacción entre un elemento químico y la célula que se pretende curar, la comparación de genomas de diferentes especies o el análisis para determinar la mejor colocación de molinos de viento en el mar teniendo en cuenta la interacción del viento, las oleadas o las turbulencias, hasta el control y la predicción de  los índices de calidad del aire o la investigación de yacimientos de petróleo en los fondos marinos. Y estos son sólo algunos ejemplos de toda la lista.
 
(Fuente: APTE)