El deporte facilita el manejo del estrés y un ambiente laboral positivo

Search

Upcoming Events

There are no events at the moment

La práctica de ejercicio físico conlleva beneficios para la vida personal y profesional, como un mejor manejo del estrés y el refuerzo de habilidades sociales necesarias para contribuir a un ambiente laboral positivo. Estas fueron algunas de las ideas compartidas esta mañana por Iago Saco, graduado en ciencias de la actividad física y el deporte y técnico deportivo en el Tecnópole Sport Center, durante el primer desayuno tecnológico de la temporada.

Durante la charla, explicó que el concepto de salud va más allá de la ausencia de enfermedad, ya que engloba también factores como la genética, las características del entorno, el sistema sanitario y el estilo de vida. Fue este último elemento, sobre el que cada persona puede tomar decisiones, en el que se centró para analizar los obstáculos que presenta el actual ritmo de vida y de trabajo para conseguir un estilo de vida saludable.

Entre ellos, destacó la dificultad para conciliar la vida laboral con la personal y familiar, con una presión de horarios que resta tiempo para establecer hábitos de actividad y alimentación más saludables. “Además, las exigencias de ciertos trabajos, como la acumulación de horas sedentarias o los movimientos repetitivos que aumentan el riesgo de padecer dolencias musculoesqueléticas, se unen a los elevados niveles de estrés”, explicó. Para limitar el impacto de estos factores, Saco mencionó que es fundamental una buena organización, compromiso y elecciones idóneas, acordes a los objetivos y motivaciones personales.

De lo personal a lo laboral

El experto insistió en que la actividad física aporta beneficios en el campo físico, psicológico y social. “Todos los beneficios que aporta a nivel personal, tendrán repercusión positiva en la vida profesional. En el plano físico, ayuda a evitar dolencias articular resultantes de posturas sedentarias o de los movimientos repetitivos. A nivel psicológico, contribuye a la reducción del estrés, pues aumenta la liberación de endorfinas, aportando al finalizar un estado de calma y bienestar. A nivel social, contribuye a la mejora de las habilidades sociales, fundamentales para crear un ambiente positivo de trabajo”, expuso.

La conveniencia de introducir el ejercicio físico en la rutina diaria se extiende a la necesidad de revertir ciertas estadísticas con consecuencias sociales y económicas muy graves. “Más del 25% de las bajas laborales se deben a trastornos musculoesqueléticos. Es la causa del 86% de las bajas en el caso de las personas entre 44-55 años. Además, la Organización Mundial de la Salud prevé que en 2020 la ansiedad y la depresión serán la primera causa de baja laboral en España”, detalló Saco.

(Fuente: Tecnópole)